Un poco raro el artículo que acabo de leer. No sé si me da impresión, si me da miedo, si me impacta o si me produce todo al mismo tiempo. En todo caso, me parece que se merece un pequeño post.

La revista rusa The Village, junto a la agencia de publicidad Leo Burnett, lanzó una campaña a través de una aplicación para el celular: Death Revealer, que muestra el número de personas que han fallecido en la carreteras de Moscú.

Esta aplicación pretende concientizar a la gente sobre la cantidad de personas que mueren en las carreteras, informando, entre otras cosas, sobre los accidentes acaecidos en un sitio determinado. Su objetivo es reducir el número de víctimas y aumentar la precaución de los conductores al volante.

La aplicación aporta cifras e incluye fotografías y descripciones del accidente para provocar un mayor impacto.

El sistema que utiliza es el de la geolocalización a través de uso del GPS y de Google Maps.

Además, se han pintado en las calles de la ciudad siluetas que representan a personas muertas, colocando códigos QR de color rojo, que permiten a los usuarios acceder a la aplicación con tan sólo apuntar a ellos y personalizar la silueta.

«También ha sido necesario tomar una serie de precauciones para evitar el mal uso de esta aplicación y que el impacto sea el contrario. Para evitar que los conductores la utilicen mientras conducen, la aplicación está programada para apagarse en el momento en el que detecta que el usuario está en un vehículo en marcha.»

Retomando, es importante crear conciencia sobre temas tales como los accidentes de tránsito pero el golpe bajo nunca ha sido un método a destacar. Importante actitud, pero ¿era necesario?. Mucho es a veces demasiado. El impacto no siempre se logra con el horror.